PALABRAS DEL PRESIDENTE EJECUTIVO A SUS ASOCIADOS – CONMEMORACIÓN 10 AÑOS ANRE

Estimados Empresarios Asociados.

Gracias a ustedes hoy conmemoramos el décimo aniversario de la creación de la ANRE – Asociación Colombiana de Reencauchadores de Llantas y Afines.

Bogotá,15 de Agosto de 2017

Gracias, por crear con nosotros diez años de historia, diez años de proyectos y de oportunidades de futuro para la ANRE y sus asociados, diez años de compromiso con un sector que durante cierto tiempo vivió el anhelo de tener un gremio.

Un gremio es una comunidad de empresarios que se une para el desarrollo y progreso de un sector y de su entorno. Pero es, sobre todo, un signo de identidad, un conjunto de oportunidades y, además, una fuente de formación, generación y transmisión de valores, que ayudan, sin duda, a mejorar la sociedad.

La ANRE fue un proyecto común, una ilusión compartida por varios empresarios y el triunfo de las voces de unidad de todos los que expresaron con júbilo, la alegría de conformar una nueva Agremiación.

Lo más importante en la historia no es lo más espectacular, prefiero señalar los acontecimientos que fueron portadores de vida para la creación de la ANRE. Se inicia un miércoles 15 de agosto de 2007, como sociedad de hecho y fue así porque aquella agrupación de empresarios no estaba constituida bajo ningún tipo de sociedad en particular y no tenia una instrumentación estatutaria. Solo fue hasta el 13 de noviembre de 2007, día en que se hizo la inscripción ante la Cámara de Comercio de Bogotá.

Aquel sector industrial por su clima y la bondad de sus gentes, saldaba así una deuda con la historia, creando la ANRE. Una historia esquiva para un sector forjado con rasgos abiertos y tolerantes, ejemplo de dinamismo económico y social, pero desposeído de una de las señas de identidad cultural más distinguidas: tener un Gremio.

El anhelo de varios años del sector se convirtió así en el logro de todos los empresarios en agosto de 2007, cuando se convoca a la primera reunión, donde se concluyo que el sector tuviera su Asociación.

Una oportunidad para igualarnos con otros sectores y una ocasión para que esta asociación pudiera acercar los diferentes empresarios y así generar desarrollo para beneficio del entorno de todos en el sector industrial del Reencauche de llantas en Colombia.

Son, por tanto, los empresarios fundadores y no fundadores los primeros destinatarios de mi reconocimiento. Aquellos que integraron la Asociación, aquellos que celebraron el día 15 de agosto de dos mil siete el anuncio de una Asociación para el sector, todos los que han confiado en esta asociación, los más de cuarenta empresarios que han pertenecido y los que reconocen y valoran el papel transformador de esta Asociación, son los que hoy merecen mi más sincero agradecimiento.

Han transcurrido solo diez años desde la creación de la ANRE. Si nos comparamos con otros sectores colombianos, estamos comenzando.

El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos, y hoy quiero invitarles a recorrer juntos ese espacio y a compartir los recuerdos, porque recordando rendimos homenaje a nuestras decisiones y ponemos en valor el trabajo y nos hacemos merecedores de un reconocimiento. Sobre todo quiero destacar el papel y la impronta de los grandes pioneros de la industria en el país.

Tenemos que apostar por consolidar nuestras fortalezas, por garantizar un desarrollo general en la industria. Además de participar en la modernización y desarrollo estratégico para el sector.

Queremos contribuir al diseño de un nuevo modelo industrial que consolide los pilares del reencauche de llantas, como son Seguridad y Calidad, Reducción de los Costos de Operación para el transportador colombiano y el Aporte al Medio Ambiente reduciendo los desechos sólidos en llantas .

Seguiremos colaborando con las entidades gubernamentales para construir un Sector que ayude a potenciar el desarrollo y las relaciones con las empresas, facilitando el avance de la industria en Colombia.

Hemos pasado, en solo diez años, de ser una Asociación que responde a la demanda urgente del conocimiento de la reglamentación, a construir un Gremio que genera oportunidades de inclusión, que oferta servicios, que presta colaboración en proyectos conjuntos con las empresas y también con el tejido económico que genera la pequeña y mediana empresa.

Trabajamos un Plan Estratégico, que tiene por objeto mejorar (aumentar) la reencauchabilidad de llantas y avanzar en nuestra posición como sector en los rankings nacionales e internacionales, por un lado, y convertir la Asociación ANRE en una institución, accesible a todos los empresarios del sector y afines, con transparente modelo de gestión y de organización.

Estamos en una posición de liderazgo, para contribuir a generar empleo y a superar una crisis económica que exige soluciones a corto tiempo, consensuadas y estructurales.

La ANRE surgió como institución de consenso, como proyecto común, como necesidad general, y desea seguir siéndolo. Esta es la casa común de los que creemos en la necesidad de generar y extender el conocimiento del Sector Industrial del Reencauche de Llantas en Colombia, para mejorar la sociedad y el Medio Ambiente.

El eco de aquel grito de esperanza que unió a los empresarios, y que recorrió el recinto en el cual se hizo la primera convocatoria un día quince de agosto de 2007, resuena aún en cada rincón de nuestros corazones, forma parte del pasado, del presente y del futuro y es también un grito de consentimiento que nos une en la adversidad.

La ANRE ha sido, es y será lo que quieran los empresarios. Sus resultados son el fruto del trabajo y del esfuerzo de toda la comunidad empresarial, a la que desde aquí agradezco su tesón y su capacidad de sacrificio. Igualmente, doy las gracias a todos los miembros de Junta Directiva, que a lo largo de los últimos diez años nos han acompañado, representando al gremio, pero uniendo sus voces a nuestros objetivos y participando en el proyecto de hacer un sector fuerte y representativo.

El futuro es siempre incierto, pero se construye con la arcilla que podamos juntos moldear y se moldea con las manos de los que trabajamos en el presente. Los que nos sucedan se merecen al menos el esfuerzo de intentar mejorar. Esa es nuestra gran responsabilidad convertir los sueños del mañana en las realidades del hoy.

A todos ustedes estimados asociados dedico estas palabras emocionadas, por participar en esta su Asociación y por conquistar un sueño.

No hay medalla que pueda hacerse de la aleación de cariño, amistad y agradecimiento, con la que simbólicamente, está hecha la medalla que ustedes mismos forjaron.

Y finalizo diciéndoles que me siento orgulloso de dirigir la ANRE, que he colmado aquí mis aspiraciones personales y profesionales, que soy militante activo y que mi ideología entronca con la defensa del sector Reencauchador de Llantas.

Callar es otorgar y en la ANRE estamos acostumbrados a contrastar ideas, a expresar opiniones. En los asociados a la ANRE debe germinar el espíritu de la calidad total (hacer las cosas bien desde el principio) y desde la ANRE divulgar una industria desconocida por muchos y para muchos. La ANRE es fundamentalmente expresión de unión.

Muchas gracias.

Cordial saludo,

HERNANDO A. DÍEZ VARGAS

Presidente Ejecutivo – ANRE